• Título:Retrato de Madame de L. [antes La bailarina]
  • Autor:Correa Morrales, Lía
  • Técnica:Óleo sobre tela
  • Medidas:161 x 222,5 cm
  • Año:1929
  • Nº Inv:500-3719-258
  • Forma ingreso:Adquisición, 1941
  • Inscripciones:Firmado ángulo inferior izquierdo: “Lía Correa Morales/París 1929” Reverso inscripto centro: “Retrato de Madame de L”. En tela inscripto: “Empezado 4 de Diciembre de 1928/terminado el 3 de Febrero de 1929”
  • Procedencia:Lía Correa Morales, Buenos Aires, 1929-1941

La atmósfera intelectual que caracterizó la niñez de Lía Correa Morales, sumado a los aprendizajes recibidos de su padre Lucio, reconocido escultor argentino, fueron el inicio de sa trayectoria como dibujante, grabadora y pintora, amante de los géneros del retrato, la naturaleza muerta y el desnudo. Estas influencias le permitieron ingresar rápidamente a los ámbitos artísticos más importantes de la época, de manera tal que en 1912 logró realizar su primer envío de obras al Salón Nacional. Es en este contexto que, además de ser reconocida como artista, fue “la única mujer nombrada como jurado oficial en los salones de pintura realizados entre 1934 y 1953”[1].

Tras algunos infortunios de su vida personal que interrumpieron su producción artística, el fallecimiento de su tan admirado padre y la obtención del primer premio en el Salón Nacional de 1924 fueron eventos que la impulsaron finalmente a retomar su instrucción en el arte. Así, en el año 1926 se traslada a Europa y reside en varios países hasta el 1930. Si bien durante su estadía en Alemania establece contacto con la pintora animalista Julia Wernicke (1860 – 1932), es la misma artista quien confirma la propia genealogía de sus maestros con un fuerte carácter masculino. Luego de su padre, su maestro preferido desde la niñez, se cuentan entre ellos Alfredo Torcelli, Pedro Zonza Briano, Pompeyo Boggio y Carlos Ripamonte[2]. Por último, será Rogelio Yrurtia quien dará el toque final en la línea de sus aprendizajes.

Avanzada su experiencia luego de visitar Bélgica e Italia (1926-29), Holanda e Inglaterra, será durante su segunda estadía en Francia (1929-30) que ejecuta Retrato de Madame de L., finalizada en el año 1929. Esta obra es en sí misma un ejercicio acorde al gusto y al naturalismo académico que circulaba entre las pinturas de salón de la época tanto en Europa como en Argentina. Los códigos de este tipo de representaciones, se refuerzan mediante la estructura triangular organizada por la postura de la bailarina, al igual que la simetría axial de los elementos que decoran el ambiente. La postura relajada de la bailarina acompaña a la apariencia estática de la imagen. Además, el resultado de la paleta cromática utilizada por la artista es lo suficientemente homogénea y uniforme a la vez, desarrollada mediante una pincelada precisa, detallista y plana.

El motivo escogido por la autora para esta obra adquiere mayor relevancia cuando regresa al país en el año 1930 y con Rogelio Yrurtia, casada en segundas nupcias, comenzaron a visitar con frecuencia el Teatro Colón con el propósito de realizar estudios compositivos inspirados en los movimientos de las bailarinas del ballet. De acuerdo con ello, se comprende el error en el cambio del título de la pieza por La bailarina. Sin embargo, en los registros de ingreso de la obra a este Museo y una inscripción manuscrita encontrada en el reverso del bastidor, demuestran que su título original el Retrato de Madame de L..

Una obra de similares características, Jacky, la bailarina[3] de 1928 (MNBA) fue expuesta en la muestra efectuada por la Societé Nationale des Beaux Arts de París, durante los festejos por el quincuagésimo aniversario, obra que a la vez le permite a la artista su ingreso como miembro de esa asociación. Por lo tanto, y según las inscripciones de la artista en el reverso de Retrato de Madame de L., se entiende que su ejecución es inmediatamente posterior, y aunque conserve en ambas obras la temática representada, se diferencian ampliamente por las posturas de las bailarinas en formatos distintos. En Jacky, la bailarina (1928) se encuentra de pie, apoyada en un mueble y el entorno tiene menos objetos decorativos.

 

Isabel Rostagno

[1] Mario Gradowczyk. “Los Salones Nacionales y la Vanguardia: ¿y cómo se enfrentaron los artistas argentinos a los manejos maniqueos de los jurados?” (p. 65).  http://70.32.114.117/gsdl/collect/revista/index/assoc/HASH01e7/61201211.dir/r46_09nota.pdf [Revisado el día 26/04/2016]

 

[2] Correa Morales. Documento dactilografiado inédito sin título, circa 1940, sin paginar.

[3] Durante la investigación se pudo acceder a un boceto del original de Jacky, la bailarina, que forma parte del patrimonio del Museo Casa Yrurtia.


Exposiciones

Sala de Autores Argentinos Contemporáneos, MPBAFR, 1941.

Lado B, MPBAFR, septiembre – octubre, 2017


Bibliografía

(1937)PAGANO, José León. El arte de los Argentinos, Buenos Aires: Edición del autor, tomo II, p. 357, reproducida bco. y negro p. 355

 

(2015) Gobierno de la Provincia de San Juan, Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson: Historia y colección, 1° ed., San Juan, Edit. MPBAFR, p. 40-47, reprod. p. 133.

Correa Morales, Lía

Pintora argentina. Nació en Buenos Aires en 1893 y falleció en 1975. Realizó estudios en París (1924/28). Hija del escultor Lucio Correa Morales, quien la guió en sus comienzos, al igual que su esposo Rogelio Yrurtia con quien se casó en 1936. Entre otros salones, concurrió al Salón Nacional en 1912 y 1928 y al de París, en 1927 y 1928. En 1927 recibió Medalla en el Salón de Versalles y en 1928 obtuvo el Segundo Premio en el Salón Nacional, Buenos Aires. Le otorgaron el título de Miembro de la Sociedad Nacional de Bellas Artes de Francia. Realizó su primera exposición individual en 1930. Ejerció la docencia artística en la Escuela Normal de Profesores y en la Academia Nacional de Bellas Artes. En 1942, por ley del congreso, es aceptada la donación de su casa, en la que se abre en 1949 el Museo Casa Yrurtia, dirigido por la artista hasta su muerte. Se halla representada en el Museo Nacional de Bellas Artes, en el Municipal de Buenos Aires, y en varios provinciales, como el de Santa Fe. Algunas obras: Moza de trenzas, Pureza.

  • Siglo XX

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick