• Título:Calentadores de chapas en el astillero
  • Autor:Quinquela Martin, Benito
  • Técnica:Óleo sobre tela
  • Medidas:250,5 x 200,7 cm
  • Año:1932
  • Nº Inv:500-3719-240
  • Forma ingreso:Donación del artista, 1968
  • Inscripciones:Firmado ángulo inferior Izquierdo en rojo: “Quinquela MARTIN / 1932”
  • Procedencia:Benito Quinquela Martín, Buenos Aires, 1932-1968
  • Ver imagen en alta

“Tengo el agrado de comunicarle que las obras que he resuelto donar a ese Museo se titulan: Calentadores de chapas en el astillero, óleo y Día de fiesta, dibujo coloreado.”,  encabezaba Quinquela Martín la carta de donación en 1968.[1]  El museo provincial cuenta con dos obras más del artista: Accidente en el puerto (inv. 500-3716-55),  aguafuerte realizado hacia 1940 y El Astillero (inv. 500-3719-11), óleo de formato menor datado en 1943. La donación al museo forma parte de la práctica habitual llevada a cabo por el artista, de altruismo forjado desde una juvenil conciencia social que, luego, derivo en su participación en el peronismo.[2]

En Calentadores de chapas en el astillero estructura la composición en torno al fuego, elemento que reúne el trabajo con la tragedia en dos escenas: la principal ocupa el centro de la representación con el grupo de trabajadores en plena actividad iluminados con las llamas de fundición (la luz del trabajo); la otra escena se ubica en un lugar secundario, el fondo de la gran tela, pero completa la idea de la pintura: un grupo de hombres combaten las llamaradas que consumen el paisaje fabril. Trabajo y tragedia, pero también esfuerzo común y solidaridad obrera.

La carga matérica del “quinquelismo” se desarrolla en esta obra mediante una paleta de quebrados en valores bajos, que centran la mirada en la fuente de iluminación dispuesta entre rojos y amarillos. Fogatas de San Juan (1936), Fundición de hélices (1932) son algunas de las obras con un recurso similar entre la vasta obra del artista[3]

El asunto se reitera, por ejemplo Cargando el horno, 1931 (Museo Rosa Galisteo, Santa Fe); Calentadores de barras; Calentadores de chapas, Descarga del horno.  Así, el duro trabajo en los hornos, frente a las llamas de fuego, o la secuencia en la producción del acero (descarga, laminación y modelación) es representado recurrentemente por el artista.[4] El asunto secundario de nuestra tela, el incendio de viviendas, problema frecuente en el barrio ribereño, también fue representado por en diversas obras, entre ellas Incendio en La Boca de 1940 e Incendio en petrolero San Blas de 1944.

 

María Belén Ramírez

[1] En la misma anunciaba la decisión de donar un grupo de obras a otras instituciones del centro e interior del país. Véase: Libro de Actas, Folio 75, MPBAFR. En 1969 dona 17 obras a la Intendencia Municipal. Véase “Donación de Quinquela Martín”, La Prensa – Domingo 7 de mayo de 1967, p. 3.

[2] Benito Quinquela realizó varias donaciones de terrenos con fines culturales, contribuyendo así a la construcción de la escuela Pedro de Mendoza y el Museo de Bellas Artes de la Boca, entre otros espacios para la comunidad.

[3] Véase: catálogo La Boca según Quinquela. Buenos Aires, Museo de Bellas Artes Quinquela Martín, 2011.

[4] Véase Rafael Squirru e Ignacio Gutierrez Zaldivar. Quinquela. Popular y clásico. Fundación Pettoruti, 1990.

La Boca según Quinquela. Buenos Aires, Museo de Bellas Artes Quinquela Martín, 2011.


Exposiciones

– Arte Contemporáneo – 1ª Jornada Cultural, Pocito, San juan, 1962.

– 2da nuestra parcial Museo provincial de Bellas Artes Franklin Rawson, Auditorio Juan Victoria, San Juan, 1979.

– Muestra inaugural: Sala de Colección Permanente, Museo Franklin Rawson, San Juan, 2017.


Bibliografía

(2015) Gobierno de la Provincia de San Juan, Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson, Historia y Colección. San Juan, MPBAFR, reprod. p.192.

Quinquela Martín, Benito

Pintor, dibujante y grabador argentino. Nació en Buenos Aires en 1890 y falleció en 1977. Estudió dibujo con Alfredo Lazzari en la Escuela de Nocturna de La Boca, ciudad de la cual fue el pintor por antonomasia y donde gozó de gran popularidad, a pesar de que la crítica no siempre lo favoreció. En 1918 expuso en Witcomb; en 1919 en el Jockey Club y en 1923, en Madrid donde conoce a la Infanta Isabel y al Rey Alfonso XII. En 1920 obtuvo el Segundo Premio en el Salón Nacional. Viajó a París (1925), a Nueva York (1927) y a Italia (1929): su exposición fue visitada por Vittorio Emanuelle III, Mussolini lo proclamó su pintor preferido y el Papa Pío XI lo recibió en audiencia privada. En 1930, viajó a Londres, vendiendo varias obras. En La Boca hizo filantropía y dejó un importante legado: Escuela Museo Pedro de Mendoza; Escuela de Bellas Artes, un Centro de Salud, un Jardín de Infantes y un Centro Odontológico Infantil. Hizo numerosas decoraciones murales y cerámicas de grandes dimensiones en diversos edificios. En 1972 fue nombrado Profesor Honorario de la UBA. Poseen obras suyas, museos de varios países. Algunos títulos: Tormenta en el Astillero, Puente de La Boca, Crepúsculo en el astillero.

  • Siglo XX

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick