• Título:Cafetín del muelle
  • Autor:Verger Fioretti, Carlos
  • Técnica:Óleo sobre tela
  • Medidas:140,4 x 210,9 cm
  • Año:1904
  • Nº Inv:500-3719-307
  • Forma ingreso:Donación, 1956
  • Inscripciones:Firmado ángulo inferior izquierdo: “C Verger /1904”
  • Procedencia:Marta Keller Sarmiento de Rodríguez Ortega, San Juan, ¿? - 1956
  • Ver imagen en alta

Según actas del Museo, el 15 de octubre de 1956 quedaba registrado por donación este ejemplar del artista Carlos Verger Fioretti “natural de París discípulo de la escuela de Bellas Artes de Madrid premiado con tres menciones honoríficas en tres exposiciones generales- 1895 – 1897 – 1899, una tercera medalla de 1901 y segunda medalla de 1904 en la exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid”[1]. En la misma, la Comisión refiere como una “obra de gran valor”. Posiblemente la acción de la familia Keller Sarmiento,  se vio motivada por las sucesivas donaciones comprovincianas que recibía el Museo desde su apertura y que integran parte relevante de la Colección.[2]

Verger Fioretti se radicó en Madrid, donde desarrolló su carrera profesional, luego de formarse en la Academia de San Fernando, institución a la que retornó en 1910 como docente de grabado calcográfico. Su obra se mantuvo dentro de la fuerte tradición española en el concepto de la imagen como narración de hechos[3]. Cafetín del muelle en este sentido, ejemplifica una costumbre social de comienzos de siglo, década de transición entre el conservadurismo tradicional y la modernización[4].

En Cafetín del muelle la escena dispuesta en tres planos sucesivos refuerzan la diagonal que estructura la composición de este gran formato: cada uno compuesto por tres personajes, aunque solo en el principal dos figuras femeninas destacadas por la iluminación, describen en sus rostros el ambiente dual que allí se desarrolla, la necesidad traducida en trabajo y el vicio en diversión. La tela juega en sus extremos desde lo pictórico con dos puntos de tensión, lo que además de despertar a los sentidos, abre el relato entre dos mundos: uno asignado a la vida nocturna de arrabal cuya paleta cálida de valores bajos induce a un aura soñolienta reafirmando el sentido de taberna, encubierta en este caso desde el título[5]; mientras que en el extremo derecho superior la “luz” formada por una matizada paleta de fríos, ingresa desde el fondo anunciando la salida o salvación en un sentido más idílico. Resulta interesante el recurso en la disposición de los personajes tan próximos al primer plano, método que recorta las figuras sacándolas de escena, produciendo el efecto inverso: atraer o incitar al espectador a ser cómplice del momento. Este peculiar modo compositivo resultó una constante y singularizó su obra.

La constancia en estos asuntos se puede verificar en grabados como Escena de café s/f, En un café parisino s/f, en los óleos como Peluza de 1901, El camino de la cruces de 1912, o más distante en el tiempo Falenas de 1920, obra que guarda cierta semejanza en cuanto al manejo compositivo y tratamiento pictórico con la obra que nos ocupa, aunque de paleta invertida a fríos.

 

María Belén Ramírez

[1] Libro de Actas, Comisión Provincial, MPBAFR, 1956, Acta N° 165

[2] Cabe mencionar la donación de las Colecciones Dr. Armando Lagos y Marcos de Estrada como las más significativas en calidad y cantidad.

[3] Véase: López De Vega, Pintura y Pensamiento en España. Ed. Nerea, España, 1999, p. 20-23

[4] Véase: AAVV. La sociedad Madrileña durante la restauración 1876-1931. Volumen II, Consejería de la Cultura de la Comunidad de Madrid, España, 1989.

[5] En la última década del siglo XIX en plena urbanización y modernización de la ciudad, abundaron los cafés que funcionaban todo el día, los había de primera, segunda y tercera clase. Del mismo modo la taberna es “el correlato del café en el medio popular”. Véase Javier Barreiro. El Madrid nocturno de fines del siglo XIX (1890), Siglo diecinueve (Literatura hispánica), Universidad de Austin, Texas, 2014. https://javierbarreiro.wordpress.com/2015/09/14/el-madrid-nocturno-de-fines-del-siglo-xix-1890/ (Visto en línea 29-8-2018)


Exposiciones

Lado B. MPBAFR, San Juan, Noviembre – Diciembre, 2018


Bibliografía

(2015) Gobierno de la Provincia de San Juan, Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson, Historia y Colección. San Juan, MPBAFR, p. 58, repr. p.108.

Verger Fioretti, Carlos

Pintor y grabador de origen francés, nació en París en 1872 y falleció en Madrid en 1929. Se lo considera español. Se formó en Madrid, en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y fue discípulo de Ricardo de los Ríos. En 1904 consiguió, por concurso, el cargo de profesor auxiliar de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y en 1910 la cátedra de Grabado Calcográfico en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Cultivó la pintura de género y el retrato, aunque fue más conocido por su faceta de grabador y cartelista, y fue uno de los últimos grabadores dedicados a reproducir pinturas. Sus grabados se conservan en la colección de la Calcografía Nacional y en la colección de estampas de la Biblioteca Nacional. Muchas de sus obras pertenecen a museos españoles como los de Zamora, Zaragoza, Madrid, La Rioja. Algunas obras: El autor y su hijo, Camino de las cruces, Pelusa, Alegoría de una figura femenina.

  • Siglo XIX

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick