Artista/s:

Ariel Aballay, Ezequiel Quines, Diego Bastos

Curador/es:

Eduardo Stupía

Compartir:

Desde el 18 diciembre 2020 hasta el 07 marzo 2021

Signo, expresión y conflicto.

Menciones 1º Bienal Nacional de Dibujo

En sala 2, se presentan las producciones de los tres artistas que obtuvieron menciones honoríficas en la 1ºBienal Nacional de Dibujo (2019). Los artistas Ariel Aballay (San Juan), Ezequiel Quines (Buenos Aires) y Diego Bastos (Córdoba) comparten la sede del museo para mostrar su producción artística: dibujos e instalación con grabado.

El curador de la muestra es el artista Eduardo Stupía, quien tuvo a cargo la dirección artística de la primera bienal de dibujo realizada en la provincia de San  Juan.


Como sucede con las restantes disciplinas llamadas todavía tradicionales, la disruptiva heterogeneidad de las transformaciones formales, conceptuales y tecnológicas que exhibe el territorio del arte en este estado actual del mundo han hecho también del dibujo un verdadero campo expandido, un territorio donde la persistencia de los cánones y tradiciones sobrevive en fértil contrapunto con la copiosa expansión de las propuestas, modos y maneras contemporáneos. Los artistas que integran esta muestra son un ejemplo cristalino de esa dinámica convivencia, que los encuentra en un momento particularmente efectivo de su quehacer.

Ariel Aballay aborda un formato instalativo para la frontal politicidad de su acuciante reflexión. Sus piezas gráficas viviseccionan con irónica ferocidad crítica la falaz especulación periodística, y un lienzo que remite a la pragmática utilería callejera de la militancia opera como el registro metafórico de un sismógrafo donde se registran los ecos del conflicto social. Ezequiel Quines despliega una sutil reelaboración estilística, diluyendo los límites entre la tradición y el puro presente del lenguaje. En el tránsito del mármol a la arcilla y de allí a la bidimensionalidad, ensaya la misteriosa alquimia de transfigurar ciertas alegorías estatuarias en personajes de fantasmática teatralidad, con la poderosa sugestión del blanco y negro. Diego Bastos propone la fértil multiplicidad escénica de objetos, individuos y ambientes en una conjetural comedia humana contemporánea. Con una línea siempre sensible, saca provecho dramático del ácido cromatismo de las biromes y los marcadores, instalando climas electrizados y anómalos que perturban la ya distorsionada cotidianeidad de sus extraños, elípticos relatos.

Esperamos, entonces, que esta feliz y fortuita confluencia de Ariel Aballay, Ezequiel Quines y Diego Bastos resulte suficientemente reveladora de un fenómeno que ellos han asumido con lucidez, audacia y talento. Eso que puede resumirse como el delicado equilibrio entre la probidad del saber entrenado, y la palpitación siempre al acecho del riesgo, la expresividad y lo imprevisto.

Eduardo Stupía


Imaginar una Argentina pensada y dibujada desde San Juan, es quizás un reto con largo alcance.

El compromiso Bienal activa la intensa red de lenguajes que cuestionan las fronteras de la disciplina del dibujo en busca de procesos de creación innovadora, que amplíen el espectro de producción y asuman diferencias y derivas del discurso. Confrontar una mirada central quizás desde el margen, es asumir la historia e identidad provincial y proyectarla como inquietud movilizadora a la escena nacional.   

La exposición es producto de la premiación de menciones honoríficas de la 1º Bienal Nacional de Dibujo (2019). Aunque trasladada en el tiempo, por el contexto pandémico, la muestra se gesta bajo nuevas ideas y concepciones de adaptabilidad y vanguardia (reuniones virtuales, curaduría remota y montajes con transmisiones streaming) como métodos que permitieron unir distancias y trazos que desde la individualidad de experiencias, Eduardo Stupía pone en escena un discurso curatorial con sólida lectura en el interés de procesos y búsquedas de hacedores que desde San Juan, Buenos Aires y Córdoba interpelan el proceso productivo del dibujo. Sus diálogos se dan en el estrecho vínculo en que la experiencia se vuelve materia, y el soporte es la ambivalencia del espacio e imagen representada.

El trayecto de la línea resulta sinuoso, inquietante, develador pero nunca predictivo. El soporte, los materiales y temas pueden ser excusas que abren camino al latente deseo del juego de tramas, planos o impresiones que se desarrollan en superficie y espacio.

Interpretar esta idea desde la obra de Ariel Aballay, Ezequiel Quines y Diego Bastos es claro ejemplo de lectura sobre la diversidad de posibilidades y el ilimitado horizonte de la técnica.

Emanuel Diaz Ruiz

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick