Suspiria

 

Cuando Luca Guadagnino informo que empezaba a rodar una remake de Suspiria, el clásico de Darío Argento, pocos fueron los que auguraron que este proyecto llegaría a buen puerto. El cine de Guadagnino hasta el momento era lo más lejano que nos podíamos imaginar al de Argento, esto sin considerar que tampoco tenía una tradición en el género que lo habilitara a emprender la reversión de uno de los clásicos más venerados del Giallo italiano.

Sin embargo, después de ver la película las dudas se disiparon, y hoy, a un par de años de su estreno podemos aventurar que la Suspiria de Guadagnino, no es en modo alguno una película innecesaria, y es que el director tomó el camino correcto: en lugar de copiar el original se desmarcó totalmente del mismo, quedando de la película original poco menos que su envase.

Suspiria de Argento

Suspiria es un cuento de hadas, con una inocente protagonista que llega a una academia de baile situada en el medio de un bosque, para ser víctima de un salvaje aquelarre de brujas.

Para contar esta historia Argento realiza un ejercicio de virtuosismo estético como pocas veces se había visto en la historia del cine: una fotografía soberbia, completamente saturada, donde los colores primarios casi hieren el ojo del espectador; el rojo y el azul tiñen cada fotograma, una puesta en escena, obsesiva y ritual y los maravillosos puntos de vista de las cámaras, subrayadas por la música de Goblin, obsesiva e hipnótica, que entregan uno de los scores más ajustados a las imágenes que nos podamos imaginar. ¿Algo más que eso? No y tampoco se necesita, el giallo es un ejercicio de estilo y en Suspiria alcanza su punto más alto. Visualidad sin nada de contexto; todo lo inverso es su remake, al punto en que en ésta, a veces el contexto toma el control de la película desviándonos del relato principal.

Suspiria de Guadagnino

La propuesta de la película de Guadagnino, se radicaliza respecto a la de Argento ya desde su misma génesis: el guion obra de David Kajganich, quien había admitido no ser fanático de la película original, intentó trabajar centrando su atención en algunos aspectos prácticos que sintió que fueron ignorados en la cinta original, explorando el funcionamiento interno del aquelarre, su jerarquía y cómo ejerce influencia sobre los estudiantes.

Kajganich eligió establecer la película en Berlín en la década del ’70 durante el Otoño alemán. La película comienza poco después del secuestro del Vuelo 181 de Lufthansa, ocurrido el 13 de octubre de 1977, ejecutado por cuatro miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) bajo la dirección del grupo terrorista alemán Fracción del Ejército Rojo. Ésta y otras acciones formaron parte del denominado Otoño Alemán: dos meses, septiembre y octubre de 1977, en los que la República Federal Alemana se vio salpicada por una serie de ataques terroristas a cargo de la RAF. Kajganich utilizó el tumulto político de la época como un medio para contextualizar la trama central que rodea a la academia de baile de Markos, y propuso que las brujas transmitieran sus hechizos a través del movimiento: “Entonces tiene sentido total de por qué un aquelarre se escondería en una compañía de danza, porque podrían ejercer su influencia de manera pública, sin que el público se diera cuenta”. 

Esta contextualización de la obra es una de sus grande virtudes y paradójicamente se cuenta como uno de sus grandes defectos, ya que como bien señala el crítico Diego Lerer, “Por momentos, la necesidad de Guadagnino de relacionar Suspiria con casi todo (el Holocausto, los movimientos revolucionarios en Alemania en los años ’70 y la relación combativa y de oposición que existió entre ambos, por sintetizar sus variados temas) es un tanto excesiva y convierte a su versión más en una tesis sobre Suspiria que una película en sí misma.

Susie Bannion (Dakota Johnson) es una joven estadounidense que viaja a Berlín para cursar sus estudios de danza en una de las escuelas más prestigiosas del mundo, dirigida por Madame Blanc (Tilda Swinton). El mismo día en el que ingresa en la escuela, una de las alumnas, recientemente expulsada, es asesinada. No se trata de un hecho aislado, lo que hace sospechar a la brillante estudiante sobre la implicación de la escuela en los homicidios. Su desconfianza aumenta cuando una compañera le cuenta que antes de que Pat muriera, ésta le confesó que conocía un terrorífico secreto.

Si bien la sinopsis general de ambas películas conservan los mismos rasgos, pronto se comienzan a diferenciar, estéticamente también la propuesta de Guadagnino se aleja de la de Argento. En esta película los colores primarios han desaparecido, el color terrosa y opaco define un relato sombrío en donde el baile, que en la original era solo una excusa, en esta se transforma en condición de posibilidad de la película. El bosque abierto es reemplazado por las estrechas calles berlinesas, mas agobiantes aun por la omnipresente figura del muro, que delimita la mayoría de los cuadros en exteriores y a la música nerviosa de Globins, se opone en este caso a las melancólicas melodías de Thom Yorke, que envuelven y dan su particular atmósfera a esta película, en donde Guadagnino decide, con muy buen tino homenajear y a la vez traicionar al gran Darío Argento.


Ficha técnica

Título original: Suspiria

Año: 2018

Duración: 152 min.

País: Italia

Dirección: Luca Guadagnino

Guion: Dave Kajganich

Música: Thom Yorke

Fotografía: Sayombhu Mukdeeprom

Reparto: Dakota Johnson, Tilda Swinton, Chloë Grace Moretz, Mia Goth, Jessica Harper, Sylvie Testud,

Productora: Distribuida por Amazon Studios. Coproducción Italia-Estados Unidos; First Sun, Frenesy Film Company, MeMo Films, Amazon Studios, Mythology Entertainment, K Period Media, Muskat Filmed Properties, Vega Baby Releasing, Videa

Género: Terror. Fantástico. Thriller | Remake. Años 70


Trailer

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick