Un clásico por derecho propio

Scarface, clásico por antonomasia de las películas de gángsters, debe una gran parte de su mérito a un guion perfecto de Ben Hetch. Es bastante común que la figura del director tape, mas cuando es Howard Hawks, los demás nombres de la producción, pero en este caso la historia del mafioso italoamericano Tony Camonte, debe mucho al magnífico guion firmado por Hetch.

El escritor tenía ya, sobrados méritos en el terreno del cine de gángsters después de haber firmado el guion para Underworld, de Josef von Sternberg, y es con Scarface que su escritura dentro el género alcanzaría casi la perfección.

Scarface fue rodada en 1930, pero no sería hasta dos años después que podría ser estrenada. El rígido código Hays, que regulaba el contenido de las películas de la época encontró demasiado cruda la versión, que de la historia de Al Capone, firmaron Hetch y Hawks, y pidieron varios cambios en su metraje para que finalmente se pudiera estrenar. Entre otros cambios exigieron un prólogo que condenara a los gángsters, un final alternativo al que la película tenía originalmente y el cambio de título, que debía ostentar el agregado de La vergüenza de una nación. El punto en el que la película realmente molestaba era en su mirada “amable” hacia los delincuentes y su inusitada, para 1930, violencia.

Howard Hawks

Hawks empezó con el cine mudo y a lo largo de más de cuarenta años de carrera filmó 47 películas (más de una por año) de los más variados géneros destacándose especialmente en la comedia y el western.

Al igual que Hitchcock, y otros grandes directores clásicos, Hawks se jactaba de poseer  un control absoluto en todos los aspectos de la producción, la dirección, y como si esto fuera poco, una fuerte injerencia en los guiones. Su definición de una buena película, como si esto fuera tan fácil, es coincidente con la de varios directores de la época: «Tres grandes escenas, ninguna mala». También escribió Hawks, que de los diez mandamientos del cine los nueve primeros eran «entretener, entretener y entretener».

Definió al buen director como «el que no te molesta», es decir, el que no se sale del meollo de la escena. En sus propias palabras, su estilo de dirección se basa en ser agradable y directo. Le gustaba subvertir los géneros, pues para él no los había puros: mezclaba escenas de distinto tipo. Se centraba mucho en los actores y se propuso tomar la menor cantidad de tomas para preservar así la naturalidad en la interpretación. Hawks fue también un gran director de actores y sobre todo su habilidad narrativa es lo que les da a sus películas un sello distintivo que las hace inconfundibles. Si bien para Hollywood era un hábil artesano, que en general siempre coincidía con el gusto del público, fueron los franceses, de Cahiers du Cinéma, quienes lo elevaron al status de autor, junto a su amigo y también director de wester John Ford. Orson Welles, diría alguna vez en un gran reportaje que le realizó Peter Bogdanovich que: «Ahí donde Ford es poesía, Hawks es la gran prosa».

Scarface

Cuando Howard Hawks, se unió con su amigo el productor Howard Hughes, para realizar una película, lejos estaban de pensar en que contribuirían a dar forma definitiva a un género que recién estaba naciendo. Hetch, el guionista convocado para adaptar la novela de Armitage Trail, Scarface propuso simplemente escribir los diálogos, sobre la perfecta estructura de la novela, que basaba su personaje principal bastante libremente en el delincuente Al Capone. El libro, al igual que el film, narran el ascenso de un delincuente de procedencia italiana hasta convertirse en el jefe del crimen organizado. Cuenta la leyenda el mismísimo Al Capone, quedó tan encantado con la película, que tenía una copia de la misma para verla cuando quisiera.

A grandes rasgos, el argumento de la película es el siguiente:

Tony Camonte, un pistolero italiano, ignorante y sin escrúpulos, es el lugarteniente de Johnny Lovo el hampón más poderoso del South End de Chicago. Ambicioso y cruel, Camonte, que por una cicatriz que le cruza el rostro recibe el apelativo de Scarface (cara cortada), elimina poco a poco a los rivales de Lovo hasta que, con la ayuda de su amigo Guino Rinaldo, le arrebata también el poder y se convierte en el amo de la ciudad. Tras un mes de vacaciones en Florida descubre que su hermana Cesca, por la que siente un amor confuso y arrebatado, es la amante de Guino. Tony acaba con Guino antes de que su hermana pueda decirle que ya se habían casado.

Más allá de un  argumento, que al día de hoy no nos parece trillado, Scarface se sostiene por sus méritos estrictamente cinematográficos; en un momento, en que el cine sonoro recién se estaba desarrollando, Hawks abre la película con un maravilloso plano secuencia, que atraviesa el interior de un local para presentarnos a un mafioso que será asesinado por Tony, de quien solo vemos su silueta, mientras un silbido y una ráfaga de metralla se convertirán en elementos narrativos que potencian la imagen, repitiéndose en el asesinato de los bolos.

Las sombras, con su herencia expresionista también juegan su papel en la película y el fuera de campo, en el que se suceden varias de las acciones del film le dan un hipnótico poder de sugerencia, que le dan a la película un especial valor al día de hoy.

Scarface es una gran película, uno de los mejores films norteamericanos de la década del ’30, y eso es decir: uno de los mejores films de la historia del cine.

 


Dado que las películas que programamos y analizamos son de dominio público se sugiere acceder a ella a través de alguno de los numerosos sitios de alojamiento de las mismas, poniendo su nombre en cualquier buscador.


Ficha técnica

Título original: Scarface

Año: 1932

Duración: 93 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Howard Hawks

Guion: Ben Hecht (Novela: Armitage Trail)

Música: Adolph Tandler, Gus Arnheim

Fotografía: Lee Garmes, L. William O’Connell (B&W)

Reparto: Paul Muni, Ann Dvorak, Karen Morley, Osgood Perkins, C. Henry Gordon, George Raft, Vince Barnett, Boris Karloff, Purnell Pratt, Tully Marshall, Inez Palange, Edwin Maxwell, Dennis O’Keefe

Productora: Universal Pictures

Género: Cine negro. Thriller | Policíaco. Crimen. Mafia.


Trailer

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick