1971 fue un gran año para Clint Eastwood. Bajo las órdenes de Don Siegel estreno la magnífica “The Beguiled” y creo uno de sus personajes más icónicos Harry Callahan. Pero si por algo tendríamos que destacar este año fue porque por primera vez Eastwood se puso detrás de las cámaras para dirigir una película. Durante muchos años el actor había querido dar ese paso en su carrera, pero en esos tiempos el salto de la actuación a la dirección no era tan habitual; sin embargo hacia fines de la década del ’60 Clint tenía una gran ventaja sobre la cual fundar sus pretensiones: ya era una celebridad en EEUU. La  trilogía del dólar, dirigida por Leone, lo había elevado a ese status y su productora Malpaso había tenido su primer éxito de crítica y público con La jungla humana, película en la cual había trabajado por primera vez con Siegel, un sólido director que con una veintena de películas en su haber tenía el reconocimiento de la industria por trabajar de forma competente, rápida y barata. Estwood y Sigel trabaron desde el momento de conocerse una solida amistad y enterado de los deseos del primero por dirigir, Siegel, no tan solo lo impulsó a hacerlo, sino que firmó su tarjeta de presentación al gremio de directores, requisito sin el cual era imposible hacerse cargo de una película en aquel momento.

Eastwood estaba bajo contrato con la Universal, quien le dio el visto bueno para dirigir con dos condiciones; debía actuar en un thriller o un western para la compañía posteriormente  y por su trabajo como director no iba a cobrar ni un peso. Eastwood no dudo en aceptar la propuesta, y la compañía al asegurarse que él iba a ser el protagonista de la película que iba a dirigir, lo que le garantizaba la rentabilidad de la misma, le dio carta blanca y se desentendió del film.

Clint se hizo de los derechos de la novela de Paul J. Gillette Play misty for me y posteriormente, Jo Heims lo adapto como guión junto a Dean Riesner, un colaborador habitual de Siegel.

“Dave Garner es un disjockey de California, que entretiene a los escuchas todas  las noches con el mejor jazz posible. Evelyn, una de sus oyentes, lo llama puntualmente durante cada emisión para pedirle que pase “Misty” de Errol Garner. Un día Evelyn decide salir de las sombras para hacer acto de presencia, y Garver tiene un romance con ella en lo que presume, la seguridad que la relación no irá más allá de una noche. Las cosas se complican cuando Dave se va dando cuenta que sus planes no son los de Evelyn, quien de a poco se va transformando en una verdadera pesadilla, amenazándolo a él y a todo su estructurado mundo.”

Play misty for me bebe directamente (cuando no) de la filmografía de Hitchckok, especialmente Psicosis y  la de su mentor Don Siegel, el cual se pone por primera vez delante de las cámaras, en el papel del barman que atiende en el bar habitual de Eastwood en la película.

Play misty for me es un excelente thriller, y más allá de algunos problemas de montaje, y paradójicamente, las razones por la que esta película fue criticada en su momento son hoy las mismas por las que se reivindica: hay en el film una cierta dispersión sobre todo en la larga introducción, casi documental del concierto de jazz de Monterrey realizado en septiembre de 1970, con grandes del jazz como Johnny Otis, Cannonball Adderley, entre otros, y más allá de las críticas, que acusaban a Eastwood de dejarse llevar por su fanatismo musical en desmedro del relato, visto al día de hoy estos fragmentos actúan como un remanso de tranquilidad frente a la explosión del tercer acto. Las almibaradas escenas de Dave con su novia, son apreciadas en la actualidad de  forma bastante más indulgente, sobre todo si prestamos atención al bucólico tema que interpreta Roberta Flack. Estas escenas funcionan como paréntesis dentro de un relato mayor, el mismo efecto que logra su magnífica introducción, que se repite en reversa hacia el final del film y que permite a la historia pasar de lo general a lo particular y viceversa en una sola toma. En definitiva, lo que en su momento se vio como algo negativo en la construcción del relato es lo que en la actualidad le da una peculiaridad que la separa de los thrillers más clásicos.

Una mención especial merece la excelente interpretación de Jessica Walter como Evelyn, sin la cual la película no sería la misma. El estudio le había sugerido a Eastwood que la protagonista fuera Lee Remik, a lo cual se negó, ya que la actuación de Walter en The group de Sidney Lumet lo había deslumbrado. Walter construye una psicópata modelo, personaje que se explotaría hasta el hartazgo  en películas como la deplorable Atracción fatal o Misery, pero a diferencia de estas, que terminan siendo personajes bastante unidimensionales la protagonista de Play misty for me, amante del jazz y lectora incansable de Poe, logra que hasta un punto empaticemos con ella en su acoso a Dave. Después de todo es una persona a quien Dave cree poder usar y desechar, hasta que termina rebelándose y transformándose en alguien muy peligroso.

En esta,  su primera experiencia tras las cámaras, Clint Eastwood logra salir más que airoso, demostrando no solo una gran capacidad narrativa y un excelente dominio de la puesta en escena, sino una gran capacidad  para sacar el máximo provecho de sus actores, una característica que luego sería un sello en su obra. De esta forma comenzó su carrera alguien a quien en este momento podemos calificar como uno de los últimos directores clásicos del cine.

Acerca de Erroll Garlner y Misty

El leit motiv musical de la película es Misty,  un estándar clásico del pianista Erroll Garner, que va a acompañar a los personajes en varios pasajes de la cinta.

Garner fue un pianista autodidacta. A los 7 años empezó a participar en programas de radio con un grupo llamado Candy Kids. En los años ’40, en Nueva York,  grabó varios discos, y ya en los ’50 con un gran  reconocimiento internacional, realizó innumerables giras en EEUU y el extranjero.

Dice la leyenda, que el estándar fue creada en un viaje en avión de Chicago a Nueva York. Garner, como no sabía escribir música, estuvo tarareando la melodía todo el viaje, hasta que bajó del avión y la grabó tocándola al piano. La tituló Misty (brumoso) en honor al tiempo que le acompañaba.

En 1954 se publicó la versión instrumental de Misty (por el Trío de Errol Garner), que es la que escuchamos durante la película y un año después Johny Burke escribió la letra.

Misty ha sido interpretado por innumerables músicos, entre ellos Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan, Lloyd Price, Ray Stevens, Lou Donaldson, Joe Pass, Freddie Hubbard, Jessica Williams, Dakota Staton, Billy Eckstine, etc.


Letra de Misty

Look at me, I’m as helpless as a kitten up a tree

And I feel like I’m clingin’ to a cloud,

I can’t understand

I get misty, just holding your hand.

 

Walk my way,

And a thousand violins begin to play,

Or it might be the sound of your hello,

That music I hear,

I get misty, the moment you’re near.

 

Can’t you see that you’re leading me on?

And it’s just what I want you to do,

Don’t you notice how hopelessly I’m lost

That’s why I’m following you.

 

On my own,

When I wander through this wonderland alone,

Never knowing my right foot from my left

My hat from my glove

I’m too misty, and too much in love.

 

Too misty,

And too much

In love.

 


Trailer

Misty

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick