Dejen de lados los hechos, inventen leyendas

John Ford

 

Esta es la historia

Wyatt Earp nació en Monmouth, Illinois, el 19 de marzo de 1848. Era hijo de granjeros y tenía dos hermanos mayores, Virgil y Morgan. Fue vaquero y cazador de búfalos, y tras algunos robos y otras correrías que lo calificaban más como un delincuente habitual que como un hombre pegado a la ley, sorpresivamente hacia 1876 se alistó en la policía, fue alguacil ayudante del comisario Charles Basset en Dodge City, Arizona. Era osado y muy drástico con quienes violaban la ley, fue respetado por la población y temido como odiado por los delincuentes. Por aquellos años, hizo amistad con un dentista aficionado al póquer y la bebida, llamado Doc Holliday.

El famoso tiroteo en el corral OK de la ciudad de Tombstone narrado en varias películas ocurrió realmente. En esa población, Virgil y Morgan Earp se habían instalado como marshalls (comisarios) y pidieron a Wyatt unírseles. Tenían una pésima relación con los miembros de las familias Clanton y McLaury que no aceptaban que unos forasteros tuvieran autoridad sobre ellos. Clanton reunió a su banda para matar a los Earp. Cuando estos se enteraron salieron a su encuentro. Los dos grupos se encuentran en O.K. Corral, donde Earp pidió a Clanton y los suyos que entreguen las armas, pero enseguida se desató un intenso tiroteo.

Virgil, Morgan y Doc acabaron heridos, pero en el otro bando murieron los tres compañeros de Clanton, mientras este escapó. Solo Wyatt quedó intacto. En 30 segundos que duró el tiroteo se dispararon 30 veces.

Tras el juicio, los Earp y Holliday fueron liberados, pero los sobrevivientes de las familias contrincantes mataron a Morgan y dejaron inválido a Virgil. Wyatt Earp junto a Holliday los persiguió hasta que vengó la muerte de sus hermanos.

 

Pasión de los Fuertes

Pasión de los fuertes (My darling Clementine) es una de las muchas versiones que el cine ha dado del duelo en el O.K. Corral entre los Earp y los Clanton. El filme de Ford se instala en la leyenda, que el mismo entendía debía ser más importante que la historia dura y pura,  al incluir al personaje de Clementine, un personaje femenino basado en la tradicional  balada típica del oeste que le da el título original a la película: My darling Clementine.

«A Wyatt Earp, antiguo sheriff de Dodge City, le ofrecen el puesto de comisario de la ciudad de Tombstone, pero lo rechaza porque le interesa más el negocio ganadero al que se dedica con sus hermanos. Sin embargo, cuando uno de ellos muere asesinado, acepta el puesto vacante y nombra ayudantes a sus hermanos. Contará también con la amistad y la colaboración de un jugador y pistolero llamado Doc Holliday»

La película, como  no podía ser de otra manera tratándose de Ford, se toma numerosas licencias en relación a la historia real, una nación, salvaje y violenta, en tránsito inevitable hacia el progreso, basado en el imperio de la ley, la convivencia en paz. Dos sucesos en el film dan cuenta de eso, ni bien llegado Earp al pueblo tiene lugar en el mismo la construcción de la iglesia y la implantación de la escuela.

Esta pretensión tiene su correlato con la narración de los sucesos; Ford no parece preocupado por el duelo, que ocupa una parte minúscula en la trama sino por el trazo de los personajes que avanzan y se desarrollan bajo la mano segura de director.

Lindsay Anderson aventura en su estupendo documental sobre John Ford que si La diligencia era prosa, y muy buena prosa, Pasión de los fuertes era poesía.

El Wyatt Earp de Ford, es un héroe que lucha contra la violencia, porque sueña un Oeste de paz. La película crea una atmósfera de sosiego, esperanza y poesía, que envuelve la epopeya de los que quieren hacer del Oeste una tierra habitable, floreciente y pacífica. Mas allá de la historia real en la película, tal cual se plantea, no hay en la obra ansias de venganza, sino anhelos de eliminar la violencia.

La música original, de Alfred Newman, subraya el sentido épico y lírico de la película mientras que la magnífica  fotografía, de Joe McDonald, acentúa las sombras expresionistas que rodean el rostro de «Doc» Holliday, los contraluces idílicos y las luces crepusculares que evocan el ocaso del Oeste salvaje y el nacimiento de uno nuevo. El guion hace uso de un formidable sentido de la elipsis, que evita las escenas de dolor, al servicio de la voluntad de acallar las pistolas de la intimidación y la muerte. La interpretación de Fonda es magistral en un papel que trasmite la serenidad propia de los héroes anónimos que luchan por la paz. La dirección de Ford, en una de sus películas más logradas, construye una obra poética, épica y romántica, de singular belleza.

Película culminante del género del Oeste, en la que la simplicidad de las formas exalta la profundidad del contenido.


Dado que las películas que programamos y analizamos son de dominio público se sugiere acceder a ella a través de alguno de los numerosos sitios de alojamiento de las mismas, poniendo su nombre en cualquier buscador. 


Ficha técnica

Título original: My Darling Clementine

Año: 1946

Duración: 97 min.

País:  Estados Unidos

Dirección: John Ford

Guion: Samuel G. Engel, Winston Miller (Libro: Stuart N. Lake.)

Música: Cyril J. Mockridge

Fotografía: Joseph MacDonald (B&W)

Reparto: Henry Fonda, Linda Darnell, Victor Mature, Walter Brennan, Tim Holt, Ward Bond, Cathy Downs, Alan Mowbray, John Ireland, Grant Withers.

Productora: 20th Century Fox

Género: Western. Drama


Trailer

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick