Jueves 12 de Septiembre/ 19.30 hs.
Auditorio Museo Franklin Rawson.

Para decir que Bong Joon Ho es un director de género solo bastaría mirar parte de su filmografía, en la cual podemos encontrar desde un policial negro como Memories Of Murder (2003), un film de cómo monstruos The Host (2006), o la película de ciencia ficción Snowpiercer (2013; si en cambio nos remitimos a uno de los sitios web mas prestigiosos como “Metacritic”, quien lo ubica ente los 15 mejores directores del siglo XXI, podríamos referirnos a un “autor”.


En este caso, ambas apreciaciones son ciertas: el cine de Bong es un cine realizado con un ojo puesto en el público y con otro en las obsesiones de su autor.
En el siguiente ciclo, se han seleccionado tres de sus mejores películas, que nos dan una visión bastante acabada de cuáles son los derroteros por los que transita el director coreano.
Parasite, nuestra primera película se presento en Cannes 2019, y al día de hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que es una de las mejores películas, sino la mejor de las estrenadas este año. Cruel, extraña, sorprendente y sobretodo poseedora de una puesta en escena magistral, “Parasite” es una pequeña (en términos de producción) comedia negra en donde no están ausentes ni el thriller ni la crítica social. Bong Pinta Corea del Sur de la actualidad y cumple con la premisa Tolstoiana de “Pinta tu aldea y pintaras el mundo”. Es difícil no imaginarse a los protagonistas de la película como habitantes de algún suburbio de Argentina o cualquier otra gran urbe del planeta.
Una sinopsis breve, no conviene adelantar demasiado de la película, nos cuentan que “Tanto Gi Taek (Song Kang Ho) como su familia están sin trabajo. Cuando su hijo mayor, Gi Woo (Choi Woo Shik), empieza a dar clases particulares en casa de Park (Lee Sun Gyun), las dos familias, que tienen mucho en común pese a pertenecer a dos mundos totalmente distintos, comienzan una interrelación de resultados imprevisibles.”
Bong siempre se ha caracterizado por un fino humor negro, por el cruce de géneros y por dotar a las historias y personajes con giros impensados, y en ese sentido “Parasite”, no implica nada nuevo en su filmografía, pero la maestría con la que lleva la historia durante más de dos horas de metraje, es la que la transforma en una película imprescindible.

 


Ficha Técnica

Título original: Gisaengchung (Parasite)
Año: 2019
Duración: 132 min.
País: Corea del Sur
Dirección: Bong Joon-ho
Guion: Kim Dae-hwan, Bong Joon-ho, Jin Won Han
Música: Jaeil Jung
Fotografía: Kyung-Pyo Hong
Reparto: Song Kang-ho, Lee Seon-gyun, Jang Hye-jin, Cho Yeo-jeong, Choi Woo-sik, Park So-dam
Productora: Barunson / CJ Entertainment / Frontier Works Comic / CJ E&M Film Financing & Investment Entertainment & Comics
Género: Comedia. Drama | Comedia negra. Drama social. Familia

 


Trailer

 


Entrevista a Bong Joon-Ho, director de Parasite

¿Qué significa el título Parasite?

Al principio, todos esperaban que ‘Parasite’ fuera una película de criaturas o de ciencia ficción. Más aún porque el título forma una conexión con mi anterior película ‘The Host’. Hay personas que esperan vivir con otros en una relación coexistente o simbiótica, pero eso no funciona, por lo que son empujados a una relación parasitaria. Pienso en ello como una tragicomedia que representa el humor, el horror y la tristeza que surgen cuando se quiere vivir una vida próspera juntos, pero luego se topa con la realidad de lo difícil que puede ser. Es un título irónico, no muy diferente al título original coreano de ‘Memories of Murder’, que tiene la connotación de «recuerdos cálidos y agradables». ¿Cómo puede uno tener recuerdos cálidos y nostálgicos de un asesinato? ¿Está mal hacerlo? De la misma manera que la película muestra los recuerdos de una época a través del caso de asesinato en serie de Hwaseong, ‘Parasite’ también tiene un matiz irónico en su título.

¿Cómo categorizarías el género de Parasite?

Es un drama humano, pero que está fuertemente imbuido de lo contemporáneo. Aunque la trama consiste en una serie de situaciones únicas y distintivas, es, sin embargo, una historia que podría muy bien tener lugar en el mundo real. Uno puede verlo como si estuviera tomando un incidente que estaba en las noticias o en las redes sociales, y poniéndolo en la pantalla. Así que en ese sentido es un drama bastante realista, pero no me opondría si lo llamáramos un drama criminal, una comedia, un triste drama humano o un thriller horrendo. Siempre hago todo lo posible para superar las expectativas de los espectadores, y espero que ‘Parasite’ tenga éxito de esta manera.

¿Quiénes son las familias en el centro de Parasite?

Son una familia de clase baja que vive en un sótano miserable que solo espera una vida ordinaria, no algo especial, pero incluso eso es difícil de lograr. El padre ha acumulado numerosos fracasos empresariales, la madre que se formó como atleta nunca ha tenido un éxito especial, y el hijo y la hija han suspendido el examen de acceso a la universidad en múltiples ocasiones.

Por el contrario, la familia del Sr. Park, que trabaja como director ejecutivo de una empresa de tecnología de la información (que no está relacionada con ninguno de los conglomerados de negocios de los chaebol de Corea), es una familia competente que se ha hecho rica recientemente. El Sr. Park es un poco adicto al trabajo. Vive con su joven y hermosa esposa, y sus dos hijos. Pueden ser vistos como una familia ideal de cuatro miembros entre la élite urbana moderna.

¿Qué tipo de imagen de la sociedad contemporánea querías proyectar a través de esta película?

Creo que una manera de describir la continua polarización y desigualdad de nuestra sociedad como una triste comedia. Vivimos en una época en la que el capitalismo es el orden reinante, y no tenemos otra alternativa. No es solo en Corea, sino que el mundo entero se enfrenta a una situación en la que no se pueden ignorar los principios del capitalismo. En el mundo real, es improbable que los caminos de familias como las cuatro protagonistas desempleadas y la familia Park se crucen. El único caso se da en cuestiones de empleo entre clases, como cuando se contrata a alguien como tutor o como trabajador para labores domésticas. En tales casos, hay momentos en que las dos clases se acercan lo suficiente como para sentir el aliento del otro. En esta película, aunque no hay intención malévola en ninguno de los dos bandos, las dos clases se ven arrastradas a una situación en la que el más mínimo deslizamiento puede conducir a fisuras y erupciones.

En la sociedad capitalista de hoy en día hay rangos y castas que son invisibles a los ojos. Los mantenemos disfrazados y fuera de la vista, y despreciamos superficialmente las jerarquías de clase como una reliquia del pasado, pero la realidad es que hay líneas de clase que no se pueden cruzar. Creo que esta película muestra las inevitables grietas que aparecen cuando dos clases sociales se rozan entre sí en una sociedad cada vez más polarizada.

¿Qué esperas que los espectadores obtengan de esta película?

Solo espero que le dé mucho que pensar al público. Tiene partes divertidas, aterradoras y tristes, y si hace que los espectadores sientan ganas de compartir un momento y hablar sobre todas las ideas que se le pasaron por la cabeza mientras la veían, no desearé nada más.

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick