Considerado uno de los mejores cómicos de la historia, Jacques Tati fue, a su vez, uno de los cineastas más frescos y originales. Películas como “Día de fiesta”, “Las vacaciones del señor Hulot”, “Mi tío” o “Playtime” son muestras de un talento único. ¿Las constantes de su cine? Un personaje patoso y caótico que altera la placentera existencia de cualquier lugar y una visión alegórica y divertida, también crítica, de la deshumanización del progreso.

Jaques Tati, clásico y moderno

Con solo seis películas en su haber, Tati es sin duda uno de los cineastas más destacados de la historia del cine. Su humor revulsivo y cuestionador de la estructura burguesa de la sociedad francesa de post guerra, sigue siendo una suerte de medida general de buen gusto y conocimientos profundos del lenguaje cinematográfico: autor obsesionado por los escenarios y objetos que pueblan la pantalla, sus personajes humanos paradójicamente toman a veces el lugar de escenografía; la creación de un espacio fílmico de Tati, depende tanto de lo que hay dentro del plano como del plano en sí mismo. En general planos fijos, en donde la audacia de Tati es notable, convirtiéndolo en uno de los más modernos de los cineastas clásicos. Ésta característica es notable en una película como Playtime, cinta que lo llevó a la ruina, pero que le otorga la condición de visionario y maestro indiscutible del lenguaje fílmico.

Otra de las características destacables de su cine es su especial atención al plano sonoro de sus películas, reconocido como un autor casi silente, no hay nada más importante en el cine de este autor que la banda de sonido. Son los diálogos, y no al revés, los que se incrustan entre chirridos, gorgoteos, timbres, pasos, mugidos, bocinazos, etc. “En todas sus películas podemos observar la maestría de  Tati para crear secuencias prácticamente visuales a partir del sonido ambiente, como así también de las maravillosas partituras de los diferentes compositores que trabajaron con él: Alain Romans, Frank Barcellini, Jean Yatove y Francis Lemarque.”

Mi tío

Tercer largometraje del director  es el de más éxito con un guion escrito por Jacques Tati, Jacques Lagrange y Jean l’Hôte. La acción dramática tiene lugar en París en 1957.

El señor Hulot (Tati) visita a su hermana Adrienne, su cuñado Charles y su sobrino Gérard en su nueva casa automatizada y de diseño futurista. Hulot vive en una habitación construida sobre el terrado de una vieja casa de un barrio modesto de París. Es soltero, solitario y de pocas palabras. Fuma en pipa, lleva gabardina y sombrero. Calza botines y calcetines a rayas. Es afable, educado y ceremonioso. Sin pretenderlo, provoca con sus torpezas y descuidos situaciones calamitosas. Su sobrino Gérard siente por él una gran simpatía.

Mi tío, es una comedia de humor en la que bajo una trama esquelética, la visualidad y los sonidos tienen mas importancia que el desarrollo de la historia. Los diálogos son escasos. Tati se inspira en Chaplin, Keaton, Lloyd y otros actores de cine mudo, haciendo uso y abuso del recurso del slapstick. En esta película Tati, contrasta la frialdad, el aburrimiento y la deshumanización del barrio rico de la burguesía en ascenso, con el espíritu alegre y cálido del barrio humilde.

La obra se burla del afán burgués de ser moderno y poseer los útiles más avanzados del mercado, de las incomodidades de la mecanización, de la opresión que ésta ejerce sobre la ama de casa, de la falsa superioridad de lo moderno sobre lo antiguo, de la fatua modernidad basada en una tecnología de electrodoméstico sin referencias culturales, de las manías obsesivas por la mecanización, de las constantes averías de las mecanismos automatizados, del culto a las apariencias, etc. En el barrio rico abunda el vacío, la despersonalización y el aburrimiento. Por ello Gérard huye de él en compañía de su tío.

La música, de la película es alegre, pegadiza y repetitiva. La fotografía, de Jean Bourgoin, crea planos de conjunto que incorporan varios gags simultáneos, marca registrada del director. Tati, se sirve de planos fijos, llenos de personajes que actúan y resalta los gags visuales en distintos planos. Mi tío, sin ser la mejor película de Tati destila clase, fantasía e ingenio y es sin duda uno de los grandes clásicos del humor europeo de post guerra.


Dado que las películas que programamos y analizamos son de dominio público se sugiere acceder a ella a través de alguno de los numerosos sitios de alojamiento de las mismas, poniendo su nombre en cualquier buscador. 


Ficha técnica

Título original: Mon oncle

Año: 1958

Duración: 120 min.

País: Francia

Dirección: Jacques Tati

Guion: Jacques Tati, Jacques Lagrange, Jean L’Hôte

Música: Franck Barcellini, Alain Romans

Fotografía: Jean Bourgoin

Reparto: Jacques Tati, Jean-Pierre Zola, Adrienne Servantie, Lucien Frégis, Betty Schneider, Jean-François Martial

Productora: Gaumont, Specta Films, Gray-Film, Alter Films

Género: Comedia | Sátira. Comedia sofisticada.


Trailer

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick