Buster Keaton

 

Podríamos decir sin temor a equivocarnos, que Buster Keaton nació literalmente en la industria del espectáculo. Hijo único de Myra y Joe Keaton, un joven matrimonio de actores de vodevil, Buster fatigaba el escenario de los distintos teatros de Norteamérica mientras sus progenitores estaban actuando. Ya a los once meses el niño aparecía regularmente junto a sus padres, y con cuatro años de edad se había convertido en una de las atracciones de los espectáculos de vodevil, al punto que el trío conformado por el niño y sus padres era conocido como Los tres Keaton. Su padre le enseñó los rudimentos de la profesión de acróbata y cuenta la leyenda que el mismísimo prestidigitador Harry Houdini, apodó al niño Buster (destructor) después de observar una de sus caídas en el escenario.

A los  veintidós años Buster ingresó a la industria de Hollywood, como comparsa, o actor secundario del famosos cómico Roscoe Fatty Arbuckle, en ese momento el rey de los cortos de dos rollos, pero este trabajo, quedó momentáneamente suspendido al ser llamado a las filas casi a finales de la primera guerra mundial, en donde básicamente Keaton se dedicó a entretener la tropa.

Dos años más tarde de partir hacia el frente, en 1919, el cómico regresó a su trabajo con Arbuckle, de quien aprendió el arte de hacer películas, y es en aquel mismo año, cuando el productor Joe Schenck funda una nueva compañía para producir una serie de cortos cómicos protagonizados por el actor, y entre 1920 y 1923, Keaton escribió, dirigió y protagonizó diecinueve comedias populares de dos rollos.

En 1923, Keaton pasó de los cortos a la producción de largos, comenzando aquel mismo año con Tres edades, una parodia de Intolerancia (1916), de D.W. Griffith. En los cinco años siguientes, Keaton concibió, dirigió, y protagonizó entre otras  comedias, los clásicos El moderno Sherlock Holmes (1924), El maquinista de La General (1926) y la magistral El héroe del río.

El maquinista de La General

En 1926 Keaton se encuentra en el pináculo de su fama y es en este momento, durante una conversación casual, que  su amigo, Clyde Bruckman le habla de una novela, basada en un episodio real ocurrido durante la Guerra Civil norteamericana: En 1862, cuando los confederados todavía llevaban la iniciativa en la contienda, un grupo de veintidós espías unionistas, bajo el mando de un oficial llamado James J. Andrews, se adentraron unas 200 millas en territorio confederado y se apoderaron de una locomotora de ferrocarril denominada la «General», en las inmediaciones de Big Shanty, Georgia; realizaron su acción con ropas de civil y según un plan perfectamente trazado, que incluía un aventurado recorrido con la locomotora para destruir las comunicaciones entre Chattanooga y Atlanta. Inutilizaron las líneas del telégrafo, quemaron los puentes y dañaron las vías férreas para aniquilar la ruta de abastecimiento del ejército sureño.

La operación había sido preparada por el famoso General Mitchell, que había previsto apoderarse de Chattanooga en cuanto quedase desabastecida. Pero un suceso imprevisto dio al traste con la maniobra. El maquinista de la «General», William Fuller, tomándose aquel robo como una afrenta personal, reunió a otros dos operarios del ferrocarril y encabezó la persecución de la locomotora: primero a pie corriendo sobre los raíles casi cinco kilómetros, posteriormente en una plataforma, y finalmente a bordo de otra locomotora, la «Texas». Después de una disparatada persecución, una repentina avería de la «General» hizo que los espías abandonaran la máquina y se escondieran en los bosques cercanos, donde fueron finalmente capturados y algunos de ellos ajusticiados.

Esta historia fascinó a Keaton, quien con este antecedente histórico, decidió que si la película iba a tener un rasgo característico esta debía ser la verosimilitud con la que se abordaría la historia. Si bien su primer objetivo, contar con la máquina verdadera del suceso, no llego a buen término, debiendo conformarse con tres replicas exactas de la misma, tanto las locaciones, como el vestuario, diseño de los decorados y toda la parafernalia militar fue de una precisión impensada para el cine de la época.

Un comentario aparte merece la estupenda fotografía del film, debida al talento de Bert Haines y J.D. Jennings, quienes trabajaron hasta la exasperación la idea de Keaton acerca de que se tratara de recrear los ambientes y las imágenes que el público tenía asociadas a la Guerra Civil, imitando las texturas del gran fotógrafo americano Matthew Brady.

La historia de la película es la siguiente: Johnny Gray es maquinista en un estado del Sur y tiene dos grandes amores: una chica y una locomotora. En 1861, al estallar la Guerra de Secesión, Johnny intenta alistarse, pero el ejército considera que será más útil trabajando en la retaguardia. Sin embargo, Anabelle cree que es un cobarde y lo rechaza. El maquinista sólo podrá demostrar su auténtico valor cuando un comando nordista infiltrado en las líneas confederadas le robe «La General» y rapte a Anabelle. Johnny no dudará un segundo en subirse a otra locomotora y perseguir a los yanquis para recuperar a sus dos amadas.

Esta simple idea le basta a Buster Keaton para crear una de las mejores películas de la historia del cine, pero mas allá de la buena acogida del público en su momento, la crítica fue lapidaria con el filme y esto hizo que los distribuidores pronto cancelaran los contratos de exhibición del film. El maquinista sólo recuperó el alto costo de los negativos con su explotación en otros países, pero nunca dio ganancia alguna y fue considerada un desastre económico por su distribuidora, United Artists. Desde entonces, y aunque tuvo cierto control sobre sus próximas películas, Buster Keaton no volvió a figurar como director de ninguna de ellas.

Hoy El maquinista de La General Figura en el puesto 18 de la lista original de los 100 mejores películas de todos los tiempos publicada por el American Film Institute.


Dado que las películas que analizamos son de dominio público se sugiere acceder a ellas a través de alguno de los numerosos sitios de alojamiento de las mismas, ingresando su nombre en cualquier buscador.


Ficha técnica

Título original: “The General”

Año: 1926

Duración: 74 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Buster Keaton

Guion: Buster Keaton, Clyde Bruckman

Música: Carl Davis, Joe Hisaishi, Robert Israel, The Alloy Orchestra

Fotografía: Bert Haines, J.D. Jennings (B&W)

Reparto: Buster Keaton, Marion Mack, Glen Cavender, Jim Farley, Frederick Vroom, Charles Smith, Frank Varnes, Joe Keaton, Mike Donlin, Tom Nawm

Productora: United Artists

Género: Comedia. Acción | Trenes/Metros. Ejército. Guerra de Secesión. Película de culto. Cine mudo.


Trailer

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick