Jueves 27 de Junio/ 20.30 hs.
Auditorio Museo Franklin Rawson.

Lejos de la fama de películas como Psicosis, La ventana indiscreta, Vértigo o Los pájaros el sexto film de la etapa americana de Hitchcock, La sombra de una duda, sin alcanzar la altura de las antes mencionadas, se erige como una muestra de la maestría del director. 

Esta película, según palabras del propio Hitchcock en la mítica entrevista que le concedió Francoise Truffaut, éste es uno de los films que con mas agrado trabajó dentro de su amplia filmografía: “No debería decir que «Shadow of a Doubt» es mi película favorita. Si me he manifestado a veces en este sentido es porque me doy cuenta de que esta película es satisfactoria para nuestros amigos los verosímiles, nuestros amigos los lógicos y nuestros amigos los psicólogos”. 

Mas allá de que las declaraciones de Hitchcock siempre deben tomarse con pinzas, como buen caballero inglés, el cinismo y la ironía a la hora de declarar ante la prensa, formaban parte de su marca registrada, la película es ciertamente tan disfrutable que tendemos a pensar que realmente la pasó muy bien trabajando en ella. 

Son conocidas sus declaraciones acerca de lo grato que fue escribir junto a Torton Wilder,  el primer gran literato americano que aceptaba trabajar con Hitchcock, ya que desde su llegada de Europa, había sido rechazado por varios afamados escritores norteamericanos, quienes consideraban que las temáticas que trabajaba en sus películas era de poca calidad o no merecía la atención de autores consagrados. El papel protagónico también fue un motivo de alivio para Hitchcock; él mismo recayó sobre un impensado Joseph Cotten, quien por primera vez, tal vez a raíz de su amistad con el director, aceptó hacer el papel de malvado y para completar el escenario, Alfred estaba encantado con filmar la película, en gran parte, fuera de los estudios como era habitual en él. 

La sombra de una duda es un drama familiar disfrazado de thriller psicológico, que no brilla por la complejidad de su trama: A la pequeña población de Santa Rosa, llega Charlie, un inteligente, cariñoso y elegante individuo que es admirado por su familia y en especial por su sobrina también llamada Charlie. Poco a poco, y tras los sucesos que irán acaeciendo, esta última comienza a sospechar que su venerado tío es en realidad un salvaje asesino.

 

Algunos elementos de importancia en la película

La película, como dijimos, sin ser extremadamente compleja, explora uno de los grandes temas Hitchcotianos: la irrupción del mal en la cotidianeidad de una comunidad idílica, que es descripta con el recurso de la comedia de costumbres: la ironía, la nostalgia, el afecto y el humor están presentes en la descripción del poblado de Santa Rosa. Sin embargo, es ahí cuando hace su irrupción un personaje que introduce la dualidad en el relato mentira y verdad, odio y amor y sobretodo duda y certeza que van tomando forma sobre todo en el corazón y la mente del personaje de la sobrina de Charlie, poniendo en cuestión las hasta entonces verdades con las que había crecido en el medio que describe la película.

Los personajes de la cinta están perfectamente construidos, y logran que la sospecha sobre el tío, que llega a la comunidad, se instale no tan solo entre los protagonistas, sino también en los espectadores.

Para la fotografía de esta película Hitchcock contó con el trabajo del gran Joseph Valentine, quien colaboraría años después en La soga. Valentine trabaja con encuadres, sombras y planos dignos del expresionismo alemán, algo no del todo extraño, si tenemos en cuenta sus años de trabajo en la U.F.A. Respecto a este tema, bastante poco señalado fuera de su etapa inglesa, en los libros Hitchcock por Hitchcock  y Nuevamente Hitchcock, compilados y editados por Sidney Gottlieb, a esta altura, tan imprescindibles como el libro de Truffaut, ante una pregunta sobre si estaría de acuerdo en que su cine está influenciado por el expresionismo alemán, el director señala: “Oh, muchísimo. Bueno, verán, trabajé como escritor y director de arte en el estudio U.F.A. cuando estaban Murnau, Lang y Jannings. De hecho trabajaba ahí cuando se hizo «La última carcajada»; había escrito un guión y estaba diseñando los sets. Si, sin duda. La primer película que realicé en Inglaterra, «El inquilino», tenía una influencia muy germánica, tanto en lo que se refiere a la iluminación como a la ambientación y todo lo demás.”

La música de la película es otro de sus puntos fuertes, fue la primera colaboración del músico inglés Dimitri Tiomkin, quien ofrece una partitura perfecta, que subraya de manera impecable los estados de ánimo de los personajes, e incorpora también fragmentos de “La viuda alegre”, de Franz Lehar, que le otorgan a la escena del baile una gran dosis de gracia e ironía.

La cámara en La sombra de una duda

La sombra de una duda es una de las películas en donde la cámara de Hitchcock se empieza a mover como sabemos que se mueve una cámara del director inglés, es decir, como un personaje más que desarrolla la trama. En la edición de Vértigo que está acompañada por el documental sobre su restauración, varios colaboradores de Hitchcock señalan que jamás miraba por la cámara para ver el encuadre, sin embargo recomendaba a los directores de fotografía cuales lentes debían usar y generalmente estos eran los adecuados. 

En el link: como se hizo “La sombra de una duda” que acompaña el escrito, tanto el D. F. Valentine como los actores Teresa Wright y  Hume Cronyn, hablan de  este tema. 

Valentino, recuerda que en la escena de la biblioteca, en donde Charlie encuentra la noticia de los asesinatos la indicación del director fue precisa: “Cuando lo descubre, y se da cuenta que el tío Charlie, no es quien pretende ser, quiero que la cámara se mueva como una inhalación”. El plano es fantástico, la cámara esta sobre el hombro de Teresa Wright, retrocede mientras ella se incorpora de la silla y con un movimiento de grúa termina en un plano casi cenital que le otorga un impresionante  dramatismo a la escena. La misma Teresa señala, que: “No puedes trabajar con Hitchckok, sin darte cuenta de la importancia de la cámara. La cámara se confunde con tu propio personaje y con los demás. Es algo primordial que forma parte de la historia. 

Cronyn cuenta que tras una escena que se ve obligado a repetir varias veces sin lograrla como el director quería, después de lograrla éste le señala: “Hume, la cámara miente, sabes, y cuando lo hace tienes que aprender a complacerla”.

La sombra de una duda tal vez no ha envejecido tan bien como otras películas del gran director inglés, pero mas allá de algunas obviedades del relato, lo molesto de algunas de sus transparencias de fondo y la precipitación de su desenlace, esta película se conserva como una excelente muestra de cuando Hitchcock empezó a ser Hitchcock, y eso no es poco.

 


Ficha técnica

Título original: Shadow of a Doubt

Año: 1943

Duración: 108 min.

País: Estados Unidos 

Dirección: Alfred Hitchcock

Guion: Thornton Wilder, Alma Reville, Sally Benson 

Música: Dimitri Tiomkin

Fotografía: Joseph A. Valentine 

Reparto: Teresa Wright,  Joseph Cotten,  Macdonald Carey,  Henry Travers,          Patricia Collinge, Hume Cronyn,  Wallace Ford,  Edna May Wonacott,  Charles Bates,  Irving Bacon, Clarence Muse,  Janet Shaw,  Estelle Jewell,  Eily Malyon,  Ethel Griffies

Productora: Universal Pictures

Género: Cine negro. Intriga. Thriller | Crimen.

 


Enlaces

Trailer

 Shadow of a Doubt making-of

 


El cine club es una nueva iniciativa del Museo Franklin Rawson, para todos los apasionados por el cine, que tendrán acceso a la proyección de películas con debates enriquecedores, durante todo el año. Los objetivos son: exhibir películas de acuerdo a un criterio artístico y temporal perfectamente delimitado, generar un aparato erudito (programas, monografías, ensayos)  que sirva como material de referencia y de estudio sobre las películas exhibidas y generar debates y discusiones sobre el arte cinematográfico en general. El cine club se presenta como una alternativa a las exhibiciones que circulan en las salas de cine comerciales. Cabe señalar que los asistentes también podrán gozar de otros beneficios en el museo.

Inscripciones

Destinado a jóvenes y adultos, a partir de los 16 años, se abona por única vez $300; a cada asistente se le entregará una credencial que le permitirá el acceso a todas las proyecciones y beneficios dentro del museo. El cine club funciona todos los jueves, a las 19:30hs, en el auditorio del museo.

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick