Chaplin y  Keaton

 

Charles Chaplin y Buster Keaton, los eternos rivales que poseían más cosas en común de lo que podríamos imaginarnos. Ambos provenían del vodevil, esa escuela de artistas populares de la que se nutrió el cine en sus comienzos  y que venía dando sus últimos coletazos al arrancar el siglo XX; ambos llegaron al mundo de las películas con pocos años de diferencia y de este arte que empezaba a despegar construyeron dos carreras sólidas, populares y sobretodo de una calidad superlativa, sin las cuales sería difícil imaginarnos como sería el cine hoy en día.

La rivalidad que existió entre estos dos grandes cómicos del cine mudo fue una de las más grandes en la historia del cine, y la misma sirvió como alimento para que cada uno creciera intentando alcanzar al otro.

El vagabundo, personaje que creó Chaplin, rico en gestualidad, contra el inmutable Keaton, incapaz de ensayar una emoción en su cara ni aunque el mundo se estuviera, literalmente, viniendo abajo.

Este mes el Cineclub del Museo Franklin Rawson revisa cuatro de las mejores películas de este dúo de cómicos que supo dar forma al arte más popular del siglo XX.

Chaplin y sus primeros pasos en el cine

Chaplin, debuta en 1914 con Charlot, periodista, el inglés  llegó al cine luego de que Mack Sennett lo descubriera un año antes, mientras trabajaba para la compañía de mimo de Fred Karno, en la cual la figura de Chaplin estaba llamando la atención de todo el mundo. Sus inicios fueron bastante turbulentos, siendo que luego de su comienzo con la película citada, que no salió conforme a las expectativas del estudio, Sennett consideró descartarlo, convencido de que había cometido una grave equivocación, pero por suerte decidió darle otra oportunidad; Chaplin no la desaprovechó y de esta nueva chance surgieron unos 30 cortos de gran éxito, filmados entre 1914 y 1915, que afianzaron la fama de Charlot. Pero finalmente lo que convirtió a Chaplin en lo que conocemos el día de hoy fue su decisión, en el año 1919 de formar, junto a Mary PickfordMac AdooD. W. Griffith y Douglas Fairbanks, la compañía distribuidora de filmes United Artists, en un intento por escapar del creciente poder de los demás distribuidores y financistas. Esta compañía, junto con el control total de su producción cinematográfica a través de su estudio, que había constituido unos años atrás, aseguró la independencia de Chaplin como cineasta.

La quimera del oro

En el año 1925 Charles Chaplin filmaría lo que él consideraría su mejor película, o cuanto menos por la que hubiera querido ser recordado: La quimera del oro. Si bien vista desde la actualidad esta no alcanza la perfección de Tiempos modernos o Luces de la ciudad, esta película le otorgaría el reconocimiento de la crítica que lo encumbró de golpe a la categoría de autor.

La película se basa en dos acontecimientos reales: por un lado, la fiebre del oro, ese particular período de migraciones masivas de trabajadores hacia zonas rústicas en donde el metal preciosos se había descubierto, despertando los deseos de los desposeídos de un futuro venturoso bajo el sol del capitalismo, y por otra la información que le llegó a Chaplin acerca de la famosa expedición Donner en 1846, en la que un grupo de casi un centenar de pioneros se desorientaron en las montañas de Sierra Nevada debido a la nieve. Casi la mitad de los expedicionarios pereció a causa del hambre y del frío, sobreviviendo sólo 47 miembros, algunos de los cuales practicaron el canibalismo, mientras que otros se comieron sus propias botas y casi cualquier cosa a su alcance para mitigar el hambre.

Con estos dos ejes vertebrando sus ideas Chaplin comenzó en 1924 el rodaje de su película sin tener un guion definido, un lujo que el cómico se podía dar al tener un estudio, la mano de obra, los equipamientos  y la producción a su disposición por el tiempo que quisiera, de ahí que la película llegara a la alucinante cifra de 405 días de rodaje. Si bien la idea original de Chaplin fue rodar la película en exteriores, pronto se dio cuenta de las dificultades de esta idea por lo que se construyó una cadena montañosa a escala en los estudios, en donde dio rienda suelta a su creatividad.

Al no contar con un argumento terminado a la hora de empezar a filmarla es difícil definir a La quimera del oro más que como una sucesión de gags, trabajados hasta la exasperación que luego fueron unidos para dar una continuidad, con tres partes perfectamente definidas, una primera en la cabaña en la nieve, que es seguida por un segmento en el pueblo, centrado en la búsqueda del amor de Georgia; para desembocar finalmente  en una secuencia de regreso a la cabaña y que sirve de clímax dramático. La película finaliza con un epílogo que nos deja un final feliz que suaviza los avatares del protagonista.

La quimera del oro representó un éxito fenomenal para la carrera de Chaplin y mas allá de las observaciones que se le puedan hacer, fue una película tan importante para el director inglés que tal como él mismo señalara:  Lo que he hecho en La quimera del oro es exactamente lo que quería hacer. No tengo excusas ni coartadas. Esta película la he hecho tal y como he querido.

Cabe acotar que en el año 1942,  Charles Chaplin, realizó un nuevo montaje de la película, quitando los intertítulos y proveyéndola de una narración en off con su propia voz.


Dado que las películas que analizamos son de dominio público se sugiere acceder a ellas a través de alguno de los numerosos sitios de alojamiento de las mismas, ingresando su nombre en cualquier buscador.


Ficha técnica

Título original: The Gold Rush

Año: 1925

Duración: 95 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Charles Chaplin

Guion: Charles Chaplin

Música: Max Terr

Fotografía: Rollie Totheroh, Jack Wilson (B&W)

Reparto: Charles Chaplin, Mack Swain, Georgia Hale, Tom Murray, Malcom Waite.

Productora: United Artists

Género: Comedia. Drama. Aventuras | Cine mudo. Clásico.


Trailer

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick