1990 fue el gran año de David Lynch. Twin Peaks debutó en la televisión norteamericana transformándose en un éxito, mientras que Corazón salvaje obtenía la Palma de Oro en Cannes. El éxito de la película se produjo cuando el cine norteamericano, al igual que en la última parte de la década de los ’60 y los primeros de los ’70 empezaban a dominar la escena de los festivales internacionales. La película de Lynch se inscribía en el marco de cierto cine contestatario americano que es tan del agrado de la intelectualidad europea.
Lynch se encontró con el libro de Gifford en el cual se baso la película por casualidad; Monty Montgomery, su amigo, lo llamó para enviarle el libro de lo que sería su siguiente película en la cual quería a Lynch como productor, este acepto, pero no sin hacerle antes una advertencia: ¿Qué pasa, le dijo Lynch, si el libro me gusta tanto que quiero hacerlo yo? Hace tiempo que estoy buscando material. En ese caso, le respondió Montgomery, vos lo dirigís y yo lo produzco.

El libro en cuestión era Corazón salvaje, Lynch lo leyó en una noche y llamo al día siguiente a Montgomery diciéndole “Amo este libro, quiero hacer la película y dirigirla” y el resto es historia conocida.
Lo que encontró el director en el libro según sus palabras, era una característica de toda la obra escrita de Gifford, la idea de una sociedad, la norteamericana, al borde de la autoinmolación. Los personajes principales, Sailor y Lula, son protagonistas de una serie de cinco novelas, cuatro de las cuales se editaron en castellano bajo el nombre de “La vida desenfrenada de Sailor y Lula”. En esta primera novela, Gifford nos cuenta (en esto la película es textual) la persecución a la que una posesiva madre somete a su hija Lula y a su novio Sailor, la misma, sirve de excusa para realizar un trayecto por el lado más salvaje de la sociedad estadounidense. Una multitud de los más extraños personajes se van cruzando con los enamorados en fuga dando lugar a las historias más violentas e inusitadas que la literatura norteamericana de fines del siglo XX nos pueda ofrecer.

Por el camino de ladrillo amarillo

Sin embargo, tal como señala Lynch en un reportaje a Chris Rodley, no fue solo la característica señalada anteriormente con la que mas sintonizó, sino con la posibilidad de destacar dentro de este marco liminar la historia de amor de sus dos protagonistas: «Sailor y Lula eran personajes maravillosos. Sailor era muy masculino, sin embargo, respetaba a Lula y era capaz de mantenerse fuerte. Y, en su mente, ella era igual a él. Y ella era completamente femenina y respetaba a Sailor, y lo veía también como su igual. Así que estaban codo a codo en ese mundo extraño; eran ellos mismos y se sentían cómodos el uno con el otro. Así que lo vi como una historia de amor muy moderna en un mundo violento… un retrato del amor en el infierno.»

Como casi todo el cine de Lynch, Corazón salvaje es una película que cruza varios géneros; es una road movie, una historia de amor, un thriller, un drama psicológico y sobre todo un homenaje a El mago de Oz, de Vincent Minelli, una de las películas favoritas de Lynch. Sailor y Lula, transitan un camino de ladrillo amarillo pervertido, en donde van dejando un sendero de destrucción, hasta la aparición del hada buena que los redime de sus pecados.
Si bien como señalamos la película triunfó en Cannes, otra cosa fue su recepción doméstica. Destrozada por la crítica y despreciada por el público, que no entendía la lógica de la serie de encuentros bizarros y extremadamente violentos que mostraba Lynch en pantalla, en términos comerciales fue un gran fracaso.
Una de los motivos principales del ataque de la crítica fue la libertad que el director se había tomado respecto a la obra original, llegando incluso a cambiar el final del libro, porque el mismo no le cerraba.

Gifford, que no estuvo involucrado en el guión ni en ningún proceso de la película, recuerda que “todo tipo de periodistas trataron de empezar una controversia. Querían que dijera “No se parece en nada al libro” o “Lo arruinó”. Creo que todos se decepcionaron cuando dije mi sincera opinión: la película es fantástica. Es maravillosa. Es como una gran comedia musical oscura.
La música, como es habitual en Lynch, tiene una fundamental importancia y “Corazón salvaje” cuenta con una partitura original, de Angelo Baladamenti, sumándosele a la misma fragmentos autores como Glenn Miller, Duke Ellington y Elvis Presley. La fotografía, muy diferente a las anteriores películas de Lynch, por lo colorida y luminosa es trabajo del fotógrafo Frederick Elmes que realiza un estupendo trabajo y composición entre luces naturales y artificiales.
La película fue producida en tiempo récord, Lynch terminó el guión en seis días y este se completó con la improvisación de los actores, entre los que se destacan Nicolas Cage, Laura Dern, como unos perfectos protagonistas, y los trabajos excepcionales Diane Ladd, Willem Dafoe.

 

La vida desenfrenada de Sailor y Lula

Las cuatro novelas cortas que integran La vida desenfrenada de Sailor y Lula son una suerte de continuación de Corazón salvaje, y en el catálogo de Anagrama están ordenadas y resumidas de la siguiente manera.

“La primera historia, Las vacaciones de Sailor, comienza cuando han pasado más de diez años desde el final de Corazón salvaje. Sailor iba a la cárcel, y Lula, presa de la confusión, acababa por volver junto a su histérica madre. Pero el reencuentro acabará produciéndose, aunque demorado, y en un entorno y unas circunstancias no menos «salvajes» que las de la primera novela. Lula ha tenido un hijo de Sailor, Pace, y una tarde en que todo es calma y domesticidad (Lula y una amiga han llevado a sus niños a un parque), el solitario y perverso Elmer Désespéré secuestra a Pace. Sailor, que acaba de salir de la cárcel, acudirá junto a Lula para intentar salvar a su hijo…
En Sultanes de África, Sailor, Lula y Pace ya son una familia feliz. Sailor es ahora un hombre honrado, que trabaja en una fábrica de repelente para cocodrilos, cuando aparecen dos antiguos compañeros de cárcel que intentan complicarlo en nuevos y cruentos delitos…
Con El beso de Consuelo entra en escena un nuevo y fundamental personaje: Consuelo Whynot, una adolescente letal que escapa de casa para ir al encuentro de Venus, su amante india. Sailor y Lula tienen sólo una casual y azarosa relación con la jovencita; pero, envejecidos y en el ocaso de sus vidas, constituyen un extraño contrapunto a la sangrienta deriva de Consuelo y Venus por los caminos de América.
Y, por último, Un mal día para el Hombre Leopardo, el relato que quizá sea el broche final de la historia de los amantes de salvajes corazones. Han pasado más de treinta años: Sailor y Lula, al parecer, han conseguido mantener a raya el horror que pertinazmente aparecía en sus vidas. Pace, su hijo, un hombre ya adulto, trabaja para un director de Hollywood apodado «el Hombre Leopardo» por lo sangriento de las películas que realiza. Y la sangre llama a la sangre…”

 


Ficha técnica

Título original: Wild at Heart
Año: 1990
Duración: 125 min.
País: Estados Unidos
Dirección: David Lynch
Guión: David Lynch
Música: Angelo Badalamenti
Fotografía: Frederick Elmes
Reparto: Nicolas Cage, Laura Dern, Diane Ladd, Willem Dafoe, Harry Dean Stanton, J.E. Freeman, Isabella Rossellini, Grace Zabriskie, William Morgan Sheppard, Jack Nance, Sherilyn Fenn, Freddie Jones, Sheryl Lee, Crispin Glover, Calvin Lockhart, Marvin Kaplan, David Patrick Kelly
Productora: Polygram Filmedmen.

 


Enlaces

Trailer

 

Chris Isaak – Wicked Game

 


Fuentes

Lynch por Lynch”, editado por Chris Rodley, El cuenco de plata, 2017.
https://www.anagrama-ed.es/libro/panorama-de-narrativas/la-vida-desenfrenada-de-sailor-y-lula/9788433911889/PN_268

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick