Jueves 13 de Junio/ 19.30 hs.
Auditorio Museo Franklin Rawson.

La gran depresión norteamericana, el hardboiled y el noir.

Durante los años ’30, al compás de la gran depresión norteamericana, surgió la denominada literatura “hardboiled”, novelas criminales, en donde los protagonistas distaban de los hasta ese momento pulcros detectives británicos que habían contribuido a darle sus características al género policial.

La novela negra, que contó en Norteamérica con representantes de la talla de Raymond Chandler, Dashiell Hammett, James Cain u Horace McCoy se había propuesto llevar los crímenes del salón a la calle; ya no importaban tanto los móviles de los delitos, ni quién era el culpable, sino mas bien mostrar el estado de descomposición que atravesaba en ese momento la sociedad americana de posguerra. En estas novelas, que pronto iban a ser muy populares, no había una diferencia notable entre los delincuentes y la policía, la corrupción política y económica era absoluta y el héroe, solitario, desencantado, pero profundamente ético luchaba más que por cambiar la sociedad, porque la sociedad no los cambiara a ellos. El género policial es atravesado desde ese momento por un realismo  desconocido en una escritura, que hasta entonces era, de absoluta ficción. Poco tiempo después el hardboiled, o policial negro llegaría al cine de Hollywood bajo la denominación de noir.

La influencia estética en estas películas provenía de tres grandes corrientes: el expresionismo alemán, el realismo poético francés y las películas de gangsters norteamericanas de principios de  los treinta. Si bien ninguno de sus aportes por si solo novedoso si lo fue la utilización conjunta de estas vertientes.

Entre las técnicas narrativas  utilizadas para dar su aspecto definitivo al noir podemos citar, la Iluminación de baja intensidad, cuyo principal propósito era oscurecer la acción y rebajar la iluminación de los protagonistas, resultante de esto fue que después de mucho tiempo en el cine norteamericano la composición del plano era más importante que el actor. La utilización de la nocturnidad con sus claroscuros y sombras de los cuales los personajes parecían emerger, dando una sensación de intranquilidad característica de este tipo de cine; la aparición de una narración mucho más compleja y fragmentada, sobre todo por el constante empleo del recurso del flashback, que tomaba dimensión con la voz, generalmente en off de sus protagonistas y finalmente la composición de la imagen dejando de lado las  tranquilizadoras líneas horizontales, para fotografiar inestables planos en picado y contrapicado con la ayuda de objetivos de gran angulación.

Asimismo, Raymond Borde y Etienne Chauteton en su Panorama du film noir americain (1955) recoge siete elementos básicos con los que debemos contar para hablar de un film noir:

1.- Un crimen.

2.- Punto de vista de los criminales, no de la policía.

3.- Perspectivas inversas de las tradicionales, por ejemplo, el tratamiento de la figura del policía corrupto.

4.- Alianzas y lealtades inestables.

5.- La femme fatale. La mujer que provoca la caída y/o la muerte del hombre bueno.

6.- Violencia brutal.

7.- Giros argumentales y motivaciones insólitas.

Todas estas características se encuentran  total o parcialmente cuando hablamos de cine negro.

 

Perdición

Si en 1944 le hubiesen dicho a Billy Wilder que Perdición era un film noir, habría pensado que era una afirmación estúpida. Muchas veces Wilder había señalado que como director no trabajaba en términos de género a la hora de rodar una película, sin embargo, mas allá de las apreciaciones de su director, eso no significa que Perdición no haya dado forma definitiva a este género en el cine.

El cuarto film de Billy Wilder, tercero realizado en EEUU, adapta la novela Three of Kind (1935), de James M. Cain, que dramatiza un caso real, el del crimen consumado en 1927 por Ruth Snyder y su amante, en un intento de cobrar la doble indemnización de la póliza de su marido. El guión de la película contó con la colaboración de uno de los grandes escritores policiales, el mismísimo Raymond Chandler, autor de entre otras grandes novelas El sueño eterno o Adiós muñeca,  quien en conjunto con Billy Wilder trasladaron al cine toda la esencia y la atmósfera de la novela negra para contarnos la historia de cómo “En la ciudad de Los Ángeles un agente de una compañía de seguros y una cliente  traman asesinar al marido de esta última para así cobrar un cuantioso y falso seguro de accidentes. Todo se complica cuando entra en acción Barton Keyes investigador de la empresa de seguros.

Para narrar  esta historia Wilder contó con la colaboración de un trío de actores en estado de gracia; pocas veces se vio un casting tan ajustado como el de Perdición. Fred Mc Murray, el protagonista, fue la segunda opción de Wilder, quien había conversado con George Raft, para que protagonizara el film, pero éste rechazó el papel tras leer el guión y conocer que debía protagonizar a un asesino, indudablemente, aún sin saber cuál hubiera sido la performance de Raft, con el paso del tiempo podemos aventurar que el cambio fue bueno, ya que es imposible imaginarse al film de Wilder sin la magnífica interpretación de Mc Murray quien logra un personaje lleno de matices, como Walter Neff, un hombre honrado, pero sin mucho carácter, que es presa fácil de los planes de Phyllis Nirdlinger, papel que recayó sobre la consagrada Barbara Stanwyck, quien también tuvo sus dudas acerca de interpretar a un personaje tan oscuro, pero finalmente terminó aceptando y componiendo una de las mujeres fatales mas célebres de  la pantalla. El trío protagonista lo completa un autentico monstruo de la actuación como fue Edward G. Robinson, quien en su papel de jefe de Mc Murray, el investigador Barton Keyes, termina sobresaliendo en cada escena que le toca jugar.

Ayudan a darle forma definitiva a Perdición la música impecable de Miklos Rozsa, subrayando de manera sutil cada estado de ánimo de los protagonistas y sobre todo la gran fotografía de John F. Seitz, quien se convertiría en un habitual colaborador de Wilder.

Perdición es un clásico absoluto, una película soberbia, una de las cumbres del cine noir y la consagración definitiva como director de Billy Wilder.

Se cuenta que Alfred Hitchcock, después de ver una función privada de la película sentenció con su habitual acento británico “Después de Perdición, las dos palabras más importantes del cine son Billy Wilder

 


Ficha técnica

Título original: Double Indemnity

Año: 1944

Duración: 106 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Billy Wilder

Guion: Raymond Chandler, Billy Wilder (Novela: James M. Cain)

Música: Miklós Rózsa

Fotografía: John F. Seitz

Reparto: Fred MacMurray,  Barbara Stanwyck,  Edward G. Robinson,  Tom Powers,  Porter Hall, Jean Heather,  Byron Barr,  Richard Gaines,  Fortunio Bonanova,  John Philliber, Bess Flowers,  Miriam Nelson

Productora: Paramount Pictures

Género: Cine negro. Intriga. Thriller | Crimen


Trailer

 


El cine club es una nueva iniciativa del Museo Franklin Rawson, para todos los apasionados por el cine, que tendrán acceso a la proyección de películas con debates enriquecedores, durante todo el año. Los objetivos son: exhibir películas de acuerdo a un criterio artístico y temporal perfectamente delimitado, generar un aparato erudito (programas, monografías, ensayos)  que sirva como material de referencia y de estudio sobre las películas exhibidas y generar debates y discusiones sobre el arte cinematográfico en general. El cine club se presenta como una alternativa a las exhibiciones que circulan en las salas de cine comerciales. Cabe señalar que los asistentes también podrán gozar de otros beneficios en el museo.

Inscripciones

Destinado a jóvenes y adultos, a partir de los 16 años, se abona por única vez $300; a cada asistente se le entregará una credencial que le permitirá el acceso a todas las proyecciones y beneficios dentro del museo. El cine club funciona todos los jueves, a las 19:30hs, en el auditorio del museo.

Compartir:

Con el apoyo de:
  • logo pachon
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo pachon
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick
  • logo barrick